9 claves para mejorar la comunicación de pareja

9 CLAVES PARA MEJORAR TU COMUNICACIÓN DE PAREJA

HABLAR NO ES COMUNICAR. Llevamos hablando desde los dos años aproximadamente… pero eso no significa que cada vez que abramos la boca todo el mundo nos entienda. ¿Verdad? Si así fuera no tendríamos que repetir las mismas cosas 100 veces. Partiendo desde este punto, me gustaría explorar 9 CONSEJOS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN DE PAREJA que puedes empezar a poner en práctica desde hoy.

 

1.- UN TEMA CADA VEZ:

Muchas veces en las conversaciones de pareja se sacan temas no resueltos del pasado que precipitan el final con el consiguiente enfado de ambos miembros, esto es algo que hay que procurar que ocurra las menos veces, ninguna a ser posible. Para resolver un tema es necesario enfocarnos solo en eso, sin echarnos nada en cara si nos sentimos amenazados o no escuchados. Preparar y tener claro de qué queremos hablar es importante.

2.- MOMENTO OPORTUNO:

Sé que puedes decirme que con el ritmo de vida y las largas horas de trabajo, el estrés, los niños, los viajes de empresa, la casa, etc, etc, etc, el único momento que encuentras para hablar con tu pareja puede ser durante la cena o al irse a la cama, cuando tu esposo mira la televisión o cuando se ha recostado para echar una siesta…. En otros momentos no están juntos, pues habrá que aprovechar esos momentos, ¿no? Pues no. Es un grave error hablar de algo importante cuando nuestra pareja tiene sueño, cuando estamos cansados, cuando está ocupado haciendo algo, (mirar la tv, su móvil, leer el Marca también cuentan como hacer algo) Es necesario preguntar y buscar el momento oportuno. Una simple frase nos dará su atención o nos permitirá escoger hablar más tarde. Cariño, quería comentarte algo, cuando tengas un momento me avisas, ¿vale?

3.- RESPETAR ESE MOMENTO:

Aunque tengamos una imperiosa necesidad de soltar con urgencia lo que necesitamos decir, es importante respetar el momento. Para que la comunicación sea efectiva y productiva para ambos es necesario que los dos estemos atentos y en disposición de escucharnos. De nada sirve empezar a hablar si no tenemos su atención.

4.- ELIGE TU ACTITUD:

Antes de esa charla, es importante que te plantees con qué actitud quieres tener esa conversación. ¿Irás a recriminarle algo, a quejarte, a protestar, a exigir? Si tienes cualquiera de estas actitudes ten por seguro que tu pareja no estará cómoda y que la charla difícilmente será productiva. Escoge mejor una actitud empática, dispuesta a escucharle, a comprender las diferencias que puedan tener. Haz tuyas las palabras de José Saramago: “He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, un intento de colonización del otro”. Decide ir con una actitud abierta, alegre, comprensiva.

5.- PIENSA COMO UNA PUBLICISTA:

Dicen que las mujeres decimos 25.000 palabras por día y que los hombres dicen 10.000 palabras en el mismo período, por eso al al llegar a casa ya las han agotado. Bromas aparte nuestra verborrea puede agobiarles. No te vayas por las ramas. Se concreta, clara, si es necesario escribe previamente lo que quieres decirle. Piensa como una publicista. Tienes pocos segundos para captar su atención antes de ser interrumpida o de que comprenda por dónde van los tiros…  Un mensaje corto, que busque generar un cambio, un resultado, es mucho mejor que un largo monólogo donde lo único que conseguirás es que desconecte antes de llegar a la parte importante de tu discurso.

6.- EMPIEZA CON UN YO, NO CON UN :

¿Necesitas decirle algo que te ha hecho sentir incómoda? En lugar de empezar la conversación con un Tú nunca me das mi lugar entre tus amigos, por ejemplo, es mucho mejor empezar con un: Ayer me he sentido mal en la reunión con tus amigos.  Si empiezas “apuntando” a tu pareja al hablar lo más habitual será que se defienda de lo que puede considerar un ataque. Pon por delante tus sentimientos, qué has sentido tú, sin hacerle responsable de ello. Solo estás compartiendo no buscas quejarte porque si se lo toma como algo personal en breves segundos notarás como se defiende, o bien justificándose o bien contraatacando sacando a relucir algo tuyo.

7.- DESTIERRA CIERTAS PALABRAS:

NUNCA, SIEMPRE, TODO, NINGUNO, NADA… son palabras a desterrar. Has pedido hablar con tu pareja por una situación concreta, para resolver un tema puntual, (recuerda, el punto 1). Cuando más afines el mensaje más fácil será que pueda ponerse en tu lugar y comprender qué es lo que le estás diciendo.

8.- DETÉNTE A TIEMPO:

Algunas personas solemos llevar las charlas más allá de unos límites prudentes. Si tú o tu pareja os sentís incómodos, irritados, presionados, acelerados, la mejor decisión es detener la charla, tomarse un respiro y aplazar el tema hasta unas horas o días después. Cuando en una conversación nos sentimos abrumados perdemos capacidades empáticas, perceptivas y emocionales muy necesarias para un buen desarrollo de la comunicación. El estrés que puede producirse en una charla libera cortisol, epinefrina y norepinefrina, tres hormonas que nublan nuestra mente y hacen que ese momento deje de ser propicio para entendernos. NO INSISTAS.

9.- NADA ES TAN IMPORTANTE COMO PARA IRSE A DORMIR ENFADADOS:

Incluso aunque no hayan concluido la conversación, o ni siquiera la hayan empezado, irse a dormir NO tiene que ser llevarse los problemas a la cama. Toma la decisión de que ningún tema sea tan importante como para robarles ese momento de contacto, de risas, de juego, de mimos, de miradas, de cosquillas que reforzará la relación y la alimentará cada noche, como el agua mantiene vivas a nuestras plantas.

 

Y para finalizar, no importa si tú crees que quien tiene que cambiar es tu pareja, porque es quien no sabe comunicarse al hablar. En este momento da el paso de responsabilizarte de mejorar tú, sin esperar a que sea primero él quien haga las cosas de manera diferente. Puedo asegurarte que LOS DEMÁS NO CAMBIAN MIENTRAS ESPERAMOS, LO HACEN CUANDO NOSOTROS CAMBIAMOS.

 

Viki Morandeira.

www.vikimorandeira.tk/

 

  ↓↓↓ SI TE GUSTÓ NO TE OLVIDES DE COMPARTIR ↓↓↓

                                      GRACIAS

Comparte

One comment

  1. Francisco Rivero
    14 abril, 2016 at 1:38 pm

    Preciosas sugerencias para unas y para OTROS.

    llevas mucha razón

    El mejor consejo, que suelo seguir: No irse a la cama enfadados. No es nada bueno.
    Un beso y muchas gracias.

Escribir un comentario

Tu email no sera publicado. Campos obligatorios *