worried-girl-413690_640

  Resulta curioso pensar cuántas veces hemos oído esta frase a lo largo de nuestra vida. ¡NO TIENES EDAD PARA…! Si nos remontamos a nuestra infancia, nuestros padres, abuelos, tíos, etc. siempre nos advertían de los posibles peligros, y nos la repetían con frecuencia. Años más tarde, ya en plena adolescencia, el caballo de batalla eranContinua leyendo

16
Comparte