IMG_1293_opt

LOS 40 NO SON LOS NUEVOS 30

No hago más que leer por los todos lados que los 40 son los nuevos 30. No sé quién se inventa ese tipo de slogans para vender camisetas pero desde luego…es innegable lo que nos gusta a los que escribimos una frase hecha…

Debería alegrarme porque de pronto me han quitado 10 años de un solo plumazo y sin embargo se me abren las carnes solo de pensarlo porque es que …¡¡Yo no quiero volver a los 30!!. Los recuerdo cómo la etapa más agotadora de mi vida…bueno, ni yo ni gran parte de las forties que conozco: “¿Estás locaaa? – me decía una amiga-¿ Volver a los 30? ¿Con la seguridad que tengo ahora en mi misma, con lo bien que me conozco, con la estabilidad personal que tengo y con lo a gusto que me siento en mi piel? Ni por todo el oro del mundo…”  Y es que aprender a convivir contigo misma lleva tiempo y esfuerzo, mucho esfuerzooo y eso no se pude tirar por la borda así como así.

A los 30 queríamos ser la pareja perfecta, la profesional perfecta  y la madre perfecta…y encima estar guapas, ser divertidas, ir a la moda…en fin, agotador y eso, claro, pasa factura. Al final las ojeras te llegaban hasta el suelo, parecías un zombie cuando ibas a trabajar y te quedabas dormida en cuanto ponías el culo en el sofá… así que llegabas a todo a medias y vivÍas con la eterna sensación de no estar nunca en el sitio correcto. Todo eso añadido a la presión de intentar a cumplir las expectivas que tu entorno tenía depositadas en ti. (os aconsejo leeros el post ¡¡ 6 tips para aprender a decir NO!!)

A los 40, por lo menos en mi caso, la teoría de la relatividad llegó a mi vida. Todo es relativo. (¿qué los niños andan descalzos por la casa?…¿qué pueden coger un resfriado?, pues sí, pero no pienso pasarme media vida repitiendo esos aburridos mantras de madre ….además andar descalzo también es muy sano para los pies, todo es relativo). Recolocar tu escala de prioridades y  rebajar el grado de autoexigencia es fundamental para encontrarte bien contigo misma.

Y llegar a la conclusión de que a la única que le tienes que rendir cuentas es a ti misma también lo es, y eso, con suerte, te llega a los cuarenta. Porque al final descubrir quién eres y reconciliarte con tu mundo interior es el primer paso para conseguir la felicidad o por lo menos aproximarse. Y a partir de ahí crecer de dentro hacia fuera… (en esas me encuentro ahora).

Por eso creo que los 40 NO son los nuevos 30, los 40 son los nuevos 40, un número precioso que acompaña a una generación que ha evolucionado a través de la experiencia, despojándose de todo la superfluo por el camino, y al que no pienso renunciar por nada del mundo, que trabajito me ha costado llegar hasta aquí.

Besos forties.

 

                                                                                                                    ↓↓↓ SI TE GUSTÓ NO TE OLVIDES DE COMPARTIR ↓↓↓

GRACIAS

Comparte

About Girl 4.0

Escribir un comentario

Tu email no sera publicado. Campos obligatorios *