necesito tiempo

…NECESITO TIEMPO

¿Tiempo? ¿Para qué?

En una relación de pareja, incluso en las de larga duración, después de convivir durante más de quince o veinte años, habiendo pasado media vida juntos, puede que tengas que oír una frase como esta: ” Necesito tiempo”. Y que tu reacción sea la misma que la mía, ¿Tiempo para qué?

El shock inicial cuando tu pareja te plantea un alto en el camino, cuando te dice que no está seguro de amarte, o que lo que siente no es lo que “debería” sentir, puede dar lugar a un momento de desconexión con la realidad.

Nuestra mente no estaba preparada para oír eso, por lo tanto, no lo puede asimilar, no lo cree. Las primeras horas, los primeros días son algo así como estar viendo una película, en la que los personajes son una mujer que se parece mucho a ti y un hombre que tiene cierto parecido con tu esposo… pero no son ustedes, porque ustedes se aman.

Ante un golpe emocional de este tipo solemos pasar por 5 FASES que me gustaría que conocieras:

  1. NEGACIÓN

NO.NO y NO. Esto no me está pasando a mí. Esto es un sueño, mejor dicho, una pesadilla, y en nada voy a despertar. Ante una situación inesperada, la primera respuesta de nuestra mente es no creer lo que está sucediendo.

     2.  ENFADO O IRA

Después de unas horas o días tras escuchar esas palabras que nos han causado dolor surge en nosotras el enfado. Nos da rabia que nos paguen así habiendo dado todo nuestro amor. Da rabia pensar que no quiere continuar con el compromiso que una vez adquirió al formar nuestra familia. Las discusiones pueden hacer en este momento muchísimo daño. Podemos tomar decisiones precipitadas, movidas por el dolor. Respira. Enfadarte no soluciona nada. Atacarlo tampoco.

  1. QUERER QUE TODO SEA COMO ANTES

Tras negar lo evidente y luego de enfadarnos por lo injusto de la situación llegamos a la fase de negociación. Intentamos buscar razones, causas, culpas, buscamos revertir la situación. Y aquí es donde te tocará decidir qué quieres hacer en relación a tu pareja. En este momento puedes buscar entender qué ha pasado, corregir errores, entender su postura, aceptar nuestra parte, nuestro 50%. Es el momento de aceptar que esto es algo doloroso para ti, y que lo que ocurra de aquí en adelante no solo tiene que ver con lo que tu pareja siente, sino también con los pasos que tú des. Piensa que no te pide tiempo porque se le ha ocurrido de un día para el otro. Llevará meses o incluso algo más de un año pensando en que no es feliz y si actúas rápido y con precisión podrás llegar a evitar un desenlace desagradable.

  1. DOLOR EMOCIONAL

No quiere decir que hasta ahora no te haya dolido lo ocurrido, sino que el dolor puede convertirse en depresión, en una profunda tristeza si piensas que acabarás divorciada. El ser humano es el único ser vivo que anticipa el dolor. No importa que aún sigan viviendo juntos, si en tu mente piensas que puedes verte separada, sufrirás como si ya lo estuvieras. El dolor emocional es tan real como una patada en la boca del estómago, el desamor duele en el cuerpo y solo buscando alimentar pensamientos que te generen tranquilidad o te den esperanzas podrás superar ese dolor físico.

  1. ACEPTACIÓN

En este punto me gustaría hacer una diferencia entre los tres aspectos que podemos tener que aceptar. Uno es que la relación está en crisis, que cuanto antes busquemos solucionarla, asumiendo nuestra parte y buscando el diálogo (sin presión) sino con madurez, podemos llegar a recuperar nuestra pareja tras unos meses duros. Como te decía antes, una vez que la relación entra en crisis no hay ninguna opción que sea sin dolor. También puede que tengamos que aceptar que hemos hablado, que hemos llegado a acordar que intentaremos trabajar para mejorar la relación y que no será fácil, que aunque nuestro esposo esté en casa ni el estará cómodo ni nosotras tampoco. Aceptar que llevará unos meses salir de este punto en el que incluso sentiremos que nuestro esposo no pone de su parte. Lo siento, esto es lo que suele ocurrir y es parte de lo que tocará aceptar. O bien, la tercera opción, que será prepararnos para una separación. Aceptar que incluso a pesar de una ruptura la vida sigue y que poco a poco nos sentiremos mejor.

 

Pasar por una crisis de pareja es como tener un accidente de coche. Te quedas en shock, magullada, dolorida y el proceso de recuperación requerirá varios meses.

Lo mejor es no tener que llegar a vivir esto en tu relación de pareja, lo ideal es que abras los ojos y empieces mucho antes de que los primeros síntomas aparezcan en tu pareja. Piensa que así como puedes alimentarte mejor o abrigarte más para evitarte una enfermedad, también puedes empezar desde ya a proteger tu matrimonio para que en el momento de balance, en la crisis de la mitad de la vida, la balanza siempre se incline a tu favor.

 

Viki Morandeira  

                         ↓↓↓ SI TE GUSTÓ NO TE OLVIDES DE COMPARTIR ↓↓↓

                                                            GRACIAS

Comparte

Escribir un comentario

Tu email no sera publicado. Campos obligatorios *