stretching-814227_1280

SEPTIEMBRE A DIETA

Estoy cansada de escuchar eso de “yo en verano adelgazo, porque con tanto calor, se me quita el hambre”, JA. Pues yo debo ser de otro planeta, porque a mí lo que me pide el cuerpo son cervecitas por la mañana y mojitos por la noche, alternándolo con aceitunas y patatas fritas, por no hablar de los helados y de las cenas informales de nachos y pizza… Y QUÉ RICO ME SABE TODO…

Pero amiga, a este ritmo, enseguida llega el día en que te vas a poner algo mas ceñido que un kaftán y te preguntas si te habrá encogido la ropa o es que has engordado, y entonces te subes con miedo a la báscula y te llevas las manos a la cabeza…“¡¡Dios mío, esto hay que pararlo!!” Y echas el freno de mano isofacto. Ahí es donde terminan tus verdaderas vacaciones.
-Enrique, a partir de hoy, no me ofrezcas ni cervecitas, ni mojitos, ni nada que engorde, que ESTOY A DIETA

Y entonces es cuando por primera vez en tu vida, tu marido se atreve a hacerte un comentario como –la verdad es que el otro día te vi caminar hacia la piscina, y me fijé, en que tiendes a acumular por esta zona- señalando las p…. cartucheras… Claro, yo boquiabierta, tratando de no poner los ojos como platos, y de no ofenderme. -¿pero este tío de qué va? ¿Pero cómo se habrá atrevido a decirme eso? Ni que él fuera perfecto… Pero en tus pensamientos llegas a la triste conclusión de que si hasta ahora él siempre quitó importancia a tus neuras y ahora te suelta eso…es que lo de hacer dieta me lo tendré que tomar en serio….

Entonces hablo con una amiga nutricionista y le pregunto que porqué últimamente no consigo mantener mi peso, que en cuanto me descuido, subo, y que encima ahora me cuesta un montón bajar de peso -hija, son cosas que pasan a partir de los 40-
Esta FRASECITA cada es más recurrente en mi vida….

Llegados a este punto tenemos varias opciones, pasar de todo y comprarnos una talla más, o calzarnos las zapatillas de deporte más a menudo y vigilar lo que comemos.

Si optas por una talla más, siempre podrás decir que sacrificaste tu culo en pos de tu cara, que además es verdad.
Y si optas por las zapatillas y la dieta baja en carbohidratos, definitivamente habrás conseguido convertirte en una mujer equilibrada y madura.
Personalmente estoy entre Pinto y Valdemoro, a temporadas me da por el gimnasio y vigilar lo que como, y otras veces me relajo y ahí me las den todas. Porque una, no puede irse a los extremos, ¿no hemos quedado que hay que buscar equilibrio? pues eso, que una opción intermedia tampoco está mal.
En fin, que a partir de ahora tengo que cuidarme mas…así que ¡¡SEPTIEMBRE A DIETA!! Cuanto me gustaría decir eso de “me ha cambiado el metabolismo y ahora como todo lo que quiero y no engordo” o “chica, otra vez he vuelto a perder peso, si es que en cuanto me descuido se me queda la cara chupaíta”…. Pues ¡NO! ¡Resulta que soy NORMAL !

 

      ↓↓↓ SI TE GUSTÓ NO TE OLVIDES DE COMPARTIR ↓↓↓

GRACIAS

Comparte

About Lisa Lamona

Escribir un comentario

Tu email no sera publicado. Campos obligatorios *